Eclesiastés IV

Ec.: 7, 26

Escuela flamenca: Los falsos médicos, 1640. Wellcome Library, Londres.

Escuela flamenca: Los falsos médicos, 1640. Wellcome Library, Londres.

“Me preguntáis cuál ha sido el mayor dolor de mi vida. Os lo diré: no ha sido ni la prisión ni la enfermedad, ha sido Teresa. La he visto pendiendo de sogas transparentes, en las misas, sujetada por novicios, para hacer creer a las gentes que flotaba en los aires. La he visto ser paseada en ese estado de sopor que mal llamamos éxtasis. He corrido a auxiliarla en sus caídas, la he abrazado, la he besado, le he pedido que huya, que pida mi protección, que recurra hasta a la misma Inquisición si es necesario, para que el hato de bribones que la utiliza sea apartado de ella. ¿Sabéis que me ha dicho? Nada sucede si no quiero; yo lo sé todo. Y ha sonreído.”

Fray Luis de León: Dicebamus hesterna die. Cartas a Prudencio de Montemayor, Salamanca, 1591.

H.B.