Historias breves y violentas

Historias_breves_y_v_Cover_for_Kindle (1)No otra que la holgazanería o la comodidad es la razón de reunir en un solo volumen estas nouvelles. No reconozco ya placer o encanto en estas líneas: la anterior es una manera pudorosa de expresar que he renegado de esta forma de escritura. No, por cierto, de la grata extensión del relato que goza de su brevedad, sino de ese modo de observar el mundo que llamamos estilo y que en mi caso me ha llevado a cierto hartazgo barroco. De apurar una confesión, revelaré que el destino de estas páginas (además del olvido, del justo olvido) es la disgregación en argumentos más exactos, quizás algo mejor logrados, apenas hábiles, seguramente continuadores de la despiadada torpeza literaria en la que abundo.

Mi ignorancia reconoce dos guías en tanto deseable escasez en longitud y la meditada violencia en los relatos: El fin, de Borges (aquél de Hay una hora de la tarde en que la llanura está por decir algo…) y Patriotismo (de acuerdo a la minuciosa traducción de Geoffrey Sargent), en la que Mishima se deleita en la descripción de dos suicidios rituales (Was this seppuku?– en esa pregunta, realizada en medio de la lenta precisión de la herida, reside el estallido brutal de la conciencia de la propia muerte). No alcanzaré esas metas, no me lo he propuesto. Esperaré, como quien aguarda la vejez, la resignada y serena imitación.

Hadrian Bagration: Historias breves y violentas. CSpace, Octubre, 2014. 128 páginas.

Edición electrónica: Historias breves y violentas. ADS, 99 páginas.

H.B.